Análisis, BioShock 2

Publicado por Hugo Gutiérrez On 3/17/2010 10:00:00 a. m.


Sin lugar a dudas uno de los juegos mas esperados del año, nos ha llegado la información del juego con cuentagotas y eso ha hecho que más de uno acabe desesperado por volver a la ciudad submarina de Rapture. Las comparaciones son odiosas, pero cuando estamos con una segunda parte tan esperada como esta, es imposible no tomar como referencia al BioShock original.

La Historia, de vuelta a Rapture, hogar, dulce hogar:
Los mayores atractivos del juego son tanto su historia como su ambientación. Sumergirnos otra vez en las profunidades del océano atlántico y regresar a Rapture es toda una maravilla. Esta vez como bien sabéis nos metemos en la piel de uno de esos gigantescos golems encargados del mantenimiento de la ciudad, un Big Daddy. Después de una intro en la que vemos cómo nos arrebatan a Eleanor (nuestra Little Sister), obligan a nuestro protagonista a suicidarse.


Lo ocurrido en la intro debe de suceder más o menos al tiempo que los hechos del primer BioShock, ya que lo siguiente que sabemos es que el Big Daddy se despierta 10 años después y no tiene a su Eleanor cerca. Nos despertamos en una Rapture aún más decadente, con una nueva líder esperando alzarla de entre las cenizas. Ella es la Dra. Lamb, que ha insuflado un fervor fanático-religioso en los habitantes de la ciudad submarina, en el que Eleanor es una mesías del cambio que esta por venir.

El protagonista tampoco es un Big Daddy normal, es un Big Daddy Alpha, un prototipo. Además también tiene nombre, se llama Delta. A diferencia del resto de Big Daddy, los Alpha solo tienen una Little Sister a lo largo de su vida, y mientras ella este cerca estarán "activados" y buscaran proteger a sus pequeñas. Así todo la historia no es tan buena como en el primero, le faltan momentos cumbre, enemigos finales con carisma. Le falta algo de la grandeza que convirtió al primero en todo un indispensable.

Ambientación, en una Rapture decadente:
Si el primero mostraba una Rapture sumergida en el caos, en el Bioshock 2 vemos una ciudad totalmente desmoronada. Muy envejecida, con fugas de agua y ruinas en todos los rincones, y con los Splitcers cada vez mas fuera de control. El juego tiene una cuidada ambientación y unos diseños de la ciudad espléndidos, siguiendo la línea de su predecesor pero ampliándolos y mejorándolos.


La ciudad es aún mas grande, embutidos en nuestra escafandra del Big Daddy, el agua no será un impedimento para viajar a otras zonas de la ciudad. Si a los diseños espectaculares de los niveles, le añadimos las grabaciones sonoras de diferentes personajes de Rapture, los carteles publicitarios, pintadas en las paredes y el increible diseño del fondo marino, consigue haber una increible inmersión del mundo submarino que ha creado la gente de 2k Games.

Los enemigos son algo repetitivos, tenemos a los ya conocidos Splitcers matones, escupeplomo, araña y houdini, a estos se les añade los brutos y las Big Sister. Aparte de ellos la variedad de enemigos es más bien escasa. Tampoco ayuda a que el número de enemigos en pantalla sea muy elevado, pero así todo cumplen la función de ponernos las cosas difíciles a lo largo de los niveles del juego.

El apartado sonoro y las voces dobladas al castellano son simplemente geniales. Los desvarios de los Splitcers, los balazos y golpes en la armadura, nuestra respiración por el casco... hacen que nos metamos aún mas en el juego. Además, tanto la música, como la ambientación años 50 le vuelven a dar un toque curioso al videojuego.


Jugabilidad, metiéndonos en la piel de un Big Daddy:
En este apartado el juego flojea un poco. Para el tipo de juego que és, el personaje se mueve lo suficientemente rápido por los niveles y con una fluidez en los movimientos conseguida. Los que hayáis jugado al primer BioShock recordaréis lo que era ser un Big Daddy, la sensación de poder arrasar con todo, así que poco hay que pueda contaros de lo que se siente al atravesar el pecho de un Splitcer con la taladradora.

Siendo como es, un shooter, se echa de menos algo más de acción y dificultad, el juego en sí resulta demasiado sencillo. No hay demasiados enemigos en pantalla, y cuando los hay es por que tienes que proteger a una Little Sister mientras recoje Adam, con lo que ya te preparas para ello. Los enemigos en sí resultan demasiado duros, la cantidad de daño que puede inflingirte un Splitcer es bastante superior a la primera entrega, pero también tenemos armas más potentes, es un intento de ajustar la dificultad, que no ha salido del todo bien. La dificultad no radica en librarse de los enemigos (eso es demasiado fácil), si no en evitar que te hagan demasiado daño, lo que resulta extraño, ya que vamos armados con una señora armadura. Hay que ir siempre bien cargado de botiquines para sobrevivir en Rapture.

La mayor decepción en cuanto a dificultad y los enemigos me la he llevado con la Big Sister. Cuando recolectamos Adam y devolvemos a las Little Sisters a los tubos de ventilación debemos enfrentarnos a una de ellas. Pues bien, aún con toda su velocidad y sus plásmidos enfrentarnos a ellas es de lo más sencillo si vamos armados con un plásmido de Rafaga Invernal de segundo nivel y con la taladradora, os lo aseguro, nos dura un asalto.


Los plásmidos son prácticamente los mismos que en el juego anterior, de hecho yo creo que no han innovado demasiado en este apartado. Al menos en la versión de PC es todo un caos escoger el plásmido adecuado, por norma general la mejor opción es coger uno que te sirva mas o menos para todo, en mi caso con Ráfaga Invernal puedes llevar el juego bastante bien. En cuanto al armamento la cosa varía, estamos con un Big Daddy, ¡el armamento debe de ir en consecuencia! Empezamos con la taladradora, aún siendo un arma de cuerpo a cuerpo (terriblemente eficaz) tiene munición en forma de combustible, y se acaba muy rápido. La remachadora y la ametralladora tienen funciones parecidas, la segunda tiene mas munición y cadencia de fuego, pero también es menos potente, así todo los remaches trampa o los remaches pesados de la primera son una opción siempre a tener en cuenta. Como novedad tenemos la pirateadora a distancia, que como su nombre indica, nos permite piratear las máquinas a distancia con un sencillo sistema de quick time event, y tambíen tenemos el lanzador de arpones, el arma en si no es demasiado útil, pero empalar a los enemigos en la pared es una experiencia bastante divertida. Por último tenemos el lanzagranadas que es idéntico al del juego anterior lo mismo que la cámara para grabar a nuestros enemigos y así obtener mejoras para enfrentarnos a ellos.


Respecto a la cantidad de munición que hay en los niveles es algo que no me gusta. Es demasiado escasa, no llega a haber momentos que te quedes sin ella, pero en los combates se te acaba muy rápido la munición, y al igual que los plásmidos es un caos escoger el arma y el tipo de munición adecuado en mitad de la acción. Así todo esto es una manera de obligarte a echar mano a menudo de los plásmidos, que no salván en más de una ocasión.

Apartado técnico algo desfasado:
La mayoría del análisis son todo alabanzas, pero en cuanto al apartado gráfico deberían haberselo currado un poco más. El salto tecnológico entre los dos BioShock casi no se hace patente, han mejorado en cuanto a iluminación y sombras, pero en cuanto a texturas se han quedado un poco atrás.

Los diseños de los escenarios como bien he dicho antes son impecables, y la iluminación y las sombras ayudan a ello, pero se ve que el motor gráfico no daba para más en cuanto a las texturas. Cabe destacar el agua, cumple su cometido (cuando caen las gotitas de agua en el casco es una pasada), pero teniendo en cuenta que es un juego que se desarrolla bajo el agua debería estar algo más elaborada. Da la sensación de que han utilizado las mismas texturas que en su predecesor.

Los diseños de los personajes tienen todo el carisma y calidad artística que se podría desear. Los Splitcers con sus malformaciones genéticas, o los escalofriantes cadáveres que a veces nos encontramos por los pasillos son una verdadera maravilla.


Conclusión, es uno de esos juegos que hay que jugar y pasarse obligatoriamente, lo que se denomina un "must have" en toda regla vamos. Esta vuelta a Rapture ha dejado el listón bien alto, y esperamos que lo próximo que llegue de este mundo creado por 2k Games mantenga la calidad e incluso la mejore como está logrando.

Bueno, llega de dar la nota de Psicocine al juego. Creemos que tiene un más que merecido:


8.75/10

Reacciones: 
Compartir:
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Facebook
  • Agregar a Twitter

0 Comentarios

Publicar un comentario

Ey! Dejad vuestro comentario y recordad que podéis dejar vuestro nombre a la hora de comentar y así es más fácil entendernos, señalad en el desplegable "Nombre/Url" y poned ahi vuestro Nick dejando Url vacío si queréis...
Esperamos vuestros comentarios :)

¡Síguenos en Facebook!

Seguidores